Para muchos, la vida como integrante de la Compañía de Jesús y su inclinación por el arte son contradictorios, sin embargo, para Dennis Leder —creador de la estatuilla de premios DANTA—, combinar estas dos vocaciones ha sido un ejercicio de equilibrio, que no siempre ha sido fácil, aunque, afirma Leder, «el arte y la espiritualidad están en la misma sintonía».
En el caso de Leder, el vocabulario del artista se ha visto beneficiado por las experiencias vividas como sacerdote: «He vivido contrastes, ciertos ritmos se han roto pero luego se han reencontrado. Las cosas se deshacen, y existe un orden en el caos. La vida ha sido mi referencia, más que el mundo del arte… Es inevitable que algo de las experiencias aparezcan en la obra; las esculturas y pinturas son la destilación de mis experiencias, la arquitectura de mi espíritu», afirma el artista, y agrega que «cuando otras personas encuentran en esas obras un enlace con sus propias experiencias… hay un buen inicio para una conversación».

Su recorrido como expositor individual inició en 1985 y, hasta 2016, contaba con 12 exhibiciones, además, su camino en las artes lo ha llevado a participar en exposiciones colectivas en Guatemala, Nueva York, Italia, Holanda y en la Exposición “Guatemala from 33,000 km: Contemporary Art 1960-Present” en el Museo de Arte Contemporáneo de Santa Bárbara, California, en 2017. Su obra está en la colección del Museo Metropolitano de Arte de la Ciudad de Nueva York y en colecciones privadas en Estados Unidos y en Guatemala.

Recientemente, su atracción por las artes ha incluido otras disciplinas más allá de la pintura y la escultura, esta incluye la arquitectura —como resultado de una atracción que ha sentido desde la niñez por los edificios, carreteras, puentes —, la danza y la belleza no convencional, en ambientes como los barrios populares o los mercados o las personas al margen de la norma.

Cita
«Yo considero mis obras como el inicio de una conversación. Se ha dicho que el sentido de una obra queda a medio camino, entre la obra en sí y la persona que la aprecia», Dennis Leder.